Inicio     Notas     Próximos Entretiempos     Galería     Comunidad     Videos     Contacto     Links
 Inicio :  Notas   : Desde Adentro

Desde Adentro


El umbral de los cuarenta

         Volver a Notas   

Clara despertó sabiendo que ese cumpleanos no iba a ser igual a otros. Y aunque despedirse de los treinta le traía cierta nostalgia, lo primero que sintió fue una mezcla de satisfacción y orgullo. Ya tendría tiempo más tarde para hacerse todos los planteos pertinentes, para mirarse en el espejo y revisar si se había sumado una arruga más a su cara. Pero no hoy. Hoy festejaría sus cuarenta acompanada por sus seres más queridos y disfrutaría su llegada triunfal a la mitad de la vida.


Aunque se suele decir que la vida empieza a los cuarenta, se puede ubicar la edad de la mitad de la vida en un itinerario que se da desde el nacimiento. “De hecho, se podría decir que la madurez en la vida es ir transitando, como dicen distintos autores, diferentes umbrales: puertas de acceso a otras etapas”, afirma el Padre Enrique Eguía Seguí, quien a continuación nos aporta una mirada antropológica sobre los cambios que aparecen en esta etapa de la vida.

Las etapas
El primer umbral es pasar del seno materno a la vida exterior. Luego, de la ninez a la adolescencia, cuando los padres dejan de ser perfectos y uno toma conciencia del propio yo. Después vendrá una primera madurez con una adolescencia tardía cerca de los 26/27 anos, que es un período de fortalecimiento de uno mismo, de realización personal. Y luego, en el umbral de los cuarenta, aparece la insatisfacción del “?ahora qué hago?”, aun a pesar de nuestros logros. Y si no hemos logrado nada, la insatisfacción está en lo que nos falta. Es una experiencia existencial muy fuerte.

Libertad y amor
Hasta la adolescencia y la primera juventud está la necesidad de experimentar la libertad de los padres y la autodeterminación. Pero es verdad que el concepto de libertad, hoy acentuado por la cultura en que vivimos, que es “hacé lo que quieras, hacé lo que sentís”, llega a un punto en el que se produce un quiebre. Cuando somos conscientes de que en la vida no siempre hacemos lo que queremos, sino que tenemos que encontrarnos con lo no buscado, con lo no querido y con lo no esperado, vinculado finalmente a la experiencia del dolor y del límite, esto nos quiebra o nos hace crecer. Por eso debemos ser capaces de transitar del “yo soy libre, porque hago lo que quiero” a una libertad que se experimenta en plenitud, porque le da sentido a las cosas que pasan. Algunas de esas situaciones, como la muerte de un ser querido, la enfermedad de un hijo, o el fracaso de los proyectos que teníamos de jóvenes con respecto a nuestra profesión, nos limitan. A los cuarenta empiezan los dolores; el médico se vuelve tema recurrente en una reunión de amigos.
Por lo tanto, es el amor lo que le vuelve a dar sentido al concepto de libertad. La libertad no está en nuestra capacidad de elegir, sino en ser libres para elegir el bien, de despojarnos de aquello que nos impide amar.

Un espacio nuevo en el corazón
A determinada edad, más bien a partir de los 36 o 37 anos, nos podemos encontrar con un espacio nuevo en el corazón que ni siquiera es cubierto por quien más nos ama. Una especie de soledad existencial, una soledad virginal, que es un ámbito que no está tocado por nadie.
Los cambios muchas veces se experimentan aún en matrimonios muy felices; la madre siente que sólo está para que los hijos le digan “!te olvidaste la sal!”, y se pregunta qué lugar ocupa. Al marido también se le aparece como una falta de contención, de comprensión. Es una cosa interior que a veces se refleja en procesos muy propios de esta época. En algún momento todos pasamos por una crisis de sentido que nos produce ansiedad, angustia y un dolor en el pecho.


Distintas actitudes frente a la crisis
Un esquema muy útil es el que aplica un obispo de San Sebastián, que dice que, cuando se experimenta esta ruptura, hay diferentes modos de buscar una salida. Alguna actitudes resultan erradas y son características de la edad, en el intento de dar sentido a lo que aparece en ese momento.

Reversión: la actitud es creer que se tiene que seguir haciendo lo mismo, pero poniendo más voluntad; que el desgano y el sinsentido vienen porque uno no le está poniendo “onda”. Entonces se piensa que la salida de este espacio de crisis es ser más voluntarioso en lo que se hace y seguir.

Diversión: frente el desasosiego algunos buscan acallar los interrogantes con más actividad. Están los que conviven con un ritmo de laburo infernal, impuesto por la cultura de hoy, pero creen que la solución consiste en más activismo y siguen dejando de lado lo fundamental: los afectos, la familia y los hijos que van creciendo.

Subversión: se trata de depositar la culpa de todo lo que nos pasa en las estructuras que nos rodean. En este quiebre de los 40 intervienen el jefe, la mujer, los hijos, el país, el presidente y el ministro de economía. Resulta un intento mentiroso de superar la crisis pensando que el problema está afuera cuando en realidad está adentro. Y la realidad es que no se puede transitar este umbral si no somos capaces de entrar dentro de nosotros mismos.

Extroversión: es un intento de salida o huida. Cambiar de trabajo, de auto, de casa, de pareja creyendo que ahí está la solución, que todo se resuelve modificando el estilo de vida. Estos cambios, a veces, funcionan como un maquillaje exterior.


La conversión
Desde lo espiritual o desde la fe, el verdadero camino para trabajar este umbral es la conversión. Esto es interesante porque uno recupera el sentido del término “conversión” no simplemente en la línea de volver a Dios pecando menos, sino en la de volver a buscar ser sostenido en Dios. En el aparente ausente que sostiene todo, en Aquel que puede dar fecundidad a una soledad hasta ahora intocada. A una soledad virginal.
Este es un tiempo privilegiado para volver a lo espiritual, y cuando uno viene fracasando en los intentos de salida que son erróneos lo que tiene que hacer es enfrentarse a uno mismo. Mirarse para adentro sabiendo que uno no es el artífice de la propia existencia, sino que hay alguien que nos ha creado y que es capaz de entrar en nuestro corazón y darle sentido a lo que parece no tenerlo. El trabajo espiritual aparece como una salida posible para transitar este desasosiego.
Este espacio de soledad implica vivirlo con una capacidad de ser libre desde una nueva perspectiva. Se abre la necesidad de algo nuevo y de descubrir que, además de todo lo que uno realiza por sí mismo, hay algo en la vida que implica un don, lo que viene regalado, que no es fruto de nuestros esfuerzos ni conseguido por nuestros méritos.

Cambio de mentalidad
La conversión no sólo es una vuelta hacia adentro para buscar ser contenido por una nueva experiencia, sino que implica también un cambio de mentalidad. Pero tiene que ser una convicción interior de que es posible vivir de otra manera, entregándose a este camino y sin querer controlar todo.


Los medios

• Es bueno buscar un espacio como el de los retiros Entretiempo, donde en una experiencia comunitaria uno se junta con 30 personas a quienes les pasa lo mismo. Quiere decir que es una experiencia natural, y si es natural, hay salida.
• Quizás se llega a un punto tal de crisis donde se recomienda un acompanamiento psicológico para destrabar ciertos nudos.
• No hay duda de que charlar con un sacerdote o un guía espiritual ayuda muchísimo. También la búsqueda de caminos de oración, una mirada interior desde el Evangelio, porque la clave según la perspectiva espiritual está en Cristo.
• Lo que más ayuda es entrar en proyectos de encuentro con los otros. Proyectos solidarios, de caridad, el compromiso con los que sufren. Misteriosamente es lo que más ayuda a recrear el interior.

Libros recomendados

Anselm Grüm
La mitad de la vida como tarea espiritual Edit.
Narcea o Agape Ediciones.

Anselm Grüm
Una espiritualidad desde abajo Edit.
Narcea o Agape Ediciones.

F.K.Nemeck-M.T.Coombs
“Nuestra trayectoria espiritual” Umbrales y etapas críticas de la génesis espiritual adulta Edit. de Espiritualidad.

H.Nowen
El regreso del hijo pródigo PPC Ediciones.

Eidico/ Tigris
Te recomienda la revista Hacer familia. Una publicación ideal para compartir en familia.
Suscribite ahora: 4513-4039
fsuscripciones@grupoabierto.com
www.hacerfamilia.com.ar 


Publicado en Revista Tigris. Texto: Lucía de Vedia / Fotos: Sofía Chas



pix
         Comentarios acerca de Desde Adentro    
pix
 
pix
 
Enrtetiempos para hombres por zona  Hombres
 CAPITAL
 PACHECO - TIGRE
 PILAR - ESCOBAR
 SAN ISIDRO - CENTRO
 SAN ISIDRO - LOMAS
 SAN MIGUEL
 OLIVOS
 MAR DEL PLATA
 TRENQUE LAUQUEN
 CARLOS CASARES/9 DE JULIO
 NAHUEL HUAPI
 AVELLANEDA/LANUS
 SAN JUSTO
 CHILE
 GONZALEZ CATAN
 DON TORCUATO
Enrtetiempos para mujeres por zona  Tercer Tiempo
  CAPITAL
Enrtetiempos para mujeres por zona  Mujeres
 MUJERES
Enrtetiempos para matrimonios por zona  Matrimonios
  CAPITAL
  OLIVOS
 
 
Ver próximos entretiempos  Próximos ET
   Entretiempos